Calculadoras online | calcular.IO

Calcular IVA

Día tras día, toda persona, sea empresaria o autónoma tiene la obligación de pagar o recaudar impuestos. Uno de ellos es el IVA un impuesto de tipo indirecto.

Si bien, todos como consumidores, tenemos un concepto básico de lo que es. Para la mayoría, es ese pequeño porcentaje que te cobran en cualquier factura. Sin embargo, la cosa va mucho más allá. Es por eso que aquí, verás en qué consiste la Ley del IVA, sus tipos y cada uno de los servicios en donde se aplica. Entonces, ¿empezamos?

Calculadora IVA


¿Qué es el IVA? ¿Cómo funciona? ¿Quiénes lo pagan o cobran?

El Impuesto al Valor Añadido «o IVA por sus siglas» es un impuesto indirecto que se paga al comprar unos productos o al momento de adquirir servicios de terceros. Así, se grava el consumo de ciertos bienes que no son de primera necesidad.

“Al tratarse de un impuesto indirecto, significa que su pago no recae en los ingresos de la empresa, sino que recaerá en la producción y posterior venta de los productos. De este modo, el consumidor final es quien asume el pago de tal impuesto”

Se cobra mediante un pequeño porcentaje extra que se suma al precio de cada producto, o en el costo neto de un servicio. El ente o persona que vende el producto o presta el servicio no se queda con tal porcentaje, ya que debe ingresar el dinero en Hacienda de forma trimestral por medio del modelo 303.

Y... ¿cuánto es el IVA en España? Esto, depende del tipo de bien que se adquiere, en general, es un porcentaje que va de 4 a 21%. Más adelante verás el porcentaje de acuerdo a cada producto.

¿Para qué sirve el IVA?

Aparte de gravar el consumo de ciertos bienes de acuerdo a su necesidad en la vida de cada consumidor. Al fin y al cabo se habla de un impuesto, por lo que es parte de las principales fuentes de financiación del Estado.

Gracias a lo obtenido por medio de las empresas, el Impuesto al Valor Añadido, representa una gran parte del presupuesto del País. No es de extrañar, ya que todo ciudadano está obligado a pagarlo toda vez que realiza una compra o disfruta de un servicio por parte de un autónomo o empresa.

¿Cuáles son los tipos de IVA en España y en qué productos aplica?

A continuación, conocerás los tres tipos vigentes del Impuesto al Valor Añadido. Cada tipo tiene un porcentaje que varía de acuerdo a los productos donde aplique.

IVA Superreducido (4%)

El impuesto de tipo es aplicado en los productos de primerísima necesidad. Y, ¿cuáles son estos productos? Pues, el pan, huevos, leche... también tienen IVA alimentos como:

  • Queso
  • Frutas
  • Verduras
  • Hortalizas
  • Tubérculos
  • Legumbres

Otros productos en los que se aplica este 4% extra, son:

  • Medicamentos (solo de humanos)
  • Libros, periódicos y revistas
  • Sillas de rueda
  • Prótesis
  • Servicios de asistencia especial

IVA Reducido (10%)

En este tipo impositivo se cubre gran parte del mercado y, sobre todo, se tributan los demás alimentos que no se mencionan en el superreducido. Además de los gastos de agua, hostelería, gafas graduadas, obras de reparación en viviendas, ventas de viviendas y anexos, transporte de viajeros, etcétera.

Cabe destacar que, antes de ciertas reformas el impuesto de tipo reducido estaba en un 8%.

IVA General (21%)

Este es el 21% extra que se aplica a la mayoría de bienes y servicios disponibles en el mercado. Excepto claro, los que se mencionan en los de tipo reducido. Algunos pueden ser:

  • Ropa
  • Gimnasio
  • Material escolar
  • Peluquería
  • Fontanería
  • Funerarias
  • Obras de arte

Y muchos otros similares. Por cierto, en la última reforma del IVA se aumentó la cantidad de productos y/o servicios que clasifican para este tipo, y del mismo modo, se redujeron algunos como el cine.

¿Hay algún producto o servicio exento de IVA?

Tienes que pagar el impuesto en todos los productos que compres, pero... hay actividades exentas de IVA en los que no se aplica al consumidor ninguno de los tipos antes mencionados. Puedes encontrarlas en el artículo 20 de la Ley de IVA. Echa un vistazo al resumen del listado:

  • Servicio postal universal. Se refieren al servicio de correos y postales público. Este, queda exento de tributar el IVA en todas las operaciones.
  • Servicios educativos o de formación. La educación impartida en los institutos públicos y privados homologados, no tienen la obligación de declarar el IVA. Al igual que las clases particulares sobre materias que estén en los planes de estudio. Obviamente, no se incluyen los cursos a distancia, servicios prestados por otras empresas, entre otros.
  • Servicios médicos o sanitarios. La atención recibida por parte de médicos y profesionales del sector, no tributarán el IVA. Del mismo modo que los diagnósticos, hospitalizaciones y tratamiento de enfermedades. Excepto las cirugías estéticas, mesoterapia, acupuntura, digitopuntura y naturopatía.
  • Algunos negocios inmobiliarios. Tales como el arrendamiento de viviendas, la entrega de terrenos rústicos y no edificables, segundas y ulteriores entrega de edificaciones.
  • Servicios de algunos profesionales. Si disfrutas de los servicios de un profesional escritor, dibujante, artista plástico, literatos, colaboradores gráficos de periódicos-revistas, compositores de música y todo cuya contraprestación consista en los derechos de autor.
  • Ciertas operaciones financieras y agencias de seguro. Estas pueden ser los depósitos en efectivo, transferencias, créditos y todo lo relacionado con la prestación de seguros.

¿Cómo calcular el IVA de un producto? Paso a paso

Ya sea si comercializas un producto, o si prestas un servicio necesitas la manera más sencilla de calcularlo. Así, te aseguras de estar cumpliendo con la ley y, también sabrás el precio final que tendrás que colocar a lo que ofrezcas.

A menos que quieras tener problemas con Hacienda, te recomendamos usar nuestra calculadora de IVA online, ya que es la forma más rápida de calcular el precio con IVA incluido de un producto o servicio. Lo mejor de todo es que es fácil de usar y, sobre todo, es ¡totalmente gratuita!

Otra de las formas de es el método de multiplicación. Consiste en tomar el precio de un producto y multiplicarlo por el tipo impositivo al que corresponda. Así obtienes el precio final con IVA incluido. Para esto, usa las siguientes fórmulas:

  • Producto de IVA general (21%). Precio base × 1,21.
  • IVA reducido (10%). Precio base × 1,10.
  • IVA superreducido (4%). Precio base × 1,04.

Para dar un ejemplo, supongamos que tienes un producto con un precio sin IVA de 80€, el cual aplica para el tipo impositivo de 21%; entonces se hace lo siguiente: 80 × 1,21 = 96,8€